Como empezar tu marca

Cómo empezar una marca que se adapte a ti y tu negocio

Internet tiene un montón de información acerca de lo que conlleva crear una marca que te ayude a destacar de entre la multitud y que tu negocio sea más competitivo.

Alinear la identidad de tu marca con las necesidades y motivaciones psicológicas de tu audiencia objetivo es imprescindible.

Pero también es importante que como fundadores, nos sintamos alineados con respecto a lo que nuestra marca dice que “es”.

Y es que da igual que tu marca lleve tu nombre y apellido o tenga un nombre creativo tipo “feel good”. Toda marca es una extensión de la historia, de las motivaciones y de la personalidad de los fundadores.

Además, somos nosotros quienes tenemos que “salir ahí fuera” para dar a conocer nuestros servicios e incluso productos.

Las personas conectamos “con” y compramos “a” personas. 

Aquí tienes 3 preguntas claves que te ayude a empezar a definir una marca que sea fiel a tus necesidades personales y de negocio.

¿Cuál es la razón de ser de tu negocio? ¿Cuál es tu historia?

Esta es probablemente la pregunta más importante para empezar a definir tu marca.

¿Qué te llevó a emprender? ¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Ingresos adicionales para tu familia, sentirte realizado, decides resetear, contribuir al bienestar de los demás? ¿Quizás viste una necesidad insatisfecha en el mercado? ¿Un problema que solo tú puedes resolver con tu servicio o producto? ¿Y a quién quieres ayudar? ¿Cómo es el perfil de persona que quieres atraer y qué frustración vas a resolver? 

Conocer tu historia, entender tu objetivos personales, de negocio y tu visión es fundamentel para empezar a definir una marca que tenga sentido.

Pero tu marca no acaba aquí porque tendrás que adaptar e integrar también las experiencias que tus clientes vivan contigo a medida que avanzas en tu camino.

Marca= Tú + Yo

¿Qué parte de tu personalidad expresar?

El objetivo de toda marca es crear y afianzar vínculos con personas.

Para que tu marca signifique algo en la vida de alguien, necesita una personalidad que conecta contigo y con tu audiencia objetivo con naturalidad.

Si te fijas bien, las marcas de todos los negocios, emprendedores de éxito e influencers, son fácilmente reconocibles y conocidos por “algo”. Nos caerán mejor o peor. Pero no te dejan indiferente.

Las marcas de éxito usan la metodología de los arquetipos para evocar emociones y conectar con el inconsciente colectivo de sus audiencias.

Sin personalidad, eres invisible y no le importas a nadie.

Pero internet está lleno de mensajes tipo: Sé tu mismo.

Eso está muy bien. Pero, ¿qué parte de ti?  ¿Qué facetas de tu personalidad expresar especialmente en un entorno online?

Porque no se trata de mostrarlo “todo” de ti. Se trata de extraer esa parte de ti para ponerlo en un concepto de marca que te ayude a conectar con tu audiencia objetivo, posicionarte en un entorno saturado y que te ayude a conseguir tus objetivos.

Para definir la personalidad de tu marca de manera honesta y estratégica a la vez, es necesario que tengas muy claro el rol que necesitas tener en la vida de tus potenciales clientes y que esté alineado con tu historia.

Te pongo un ejemplo. En la clínica familiar que trabajo, mi objetivo es fidelizar a cada uno de nuestros pacientes.

Mi rol, por tanto, es garantizar un ambiente en donde el paciente se sienta como en su casa y que nos recomienden entre sus círculos más cercanos.

Con lo cual mi faceta cuidadora, servicial y divertida está en su máximo esplendor en mis interacciones con los pacientes.

En cambio mi rol en la vida de mis clientes de AsistUp es diferente.

Sigo siendo yo, pero es otra faceta de mí, otros arquetipos de personalidad que potencio en la expresión de AsistUp.

¿Qué es un gran “NO” en tu vida?

Una manera efectiva de simplificar el gran trabajo que supone empezar a definir una marca que tenga sentido para ti y tu negocio es que hagas una gran lista  de lo que no quieres para tu vida, tu negocio y en lo que no te convertirás JAMÁS.

Desde perfiles de personas que no quieres como colaboradores ni como clientes, hasta filosofías de trabajo que no tienen nada que ver contigo y esos principios de vida que NO son negociables.


Definir tu marca es un trabajo en constante evolución y refinamiento porque el camino del emprendimiento es impredecible. Además nunca terminas de aprender cosas nuevas de ti mismo y de tus clientes. 

Pero si hay algo que te puede ayudar entre tanta incertidumbre es tener claro la personalidad de tu marca para ayudarte ¡YA! a encontrar tu sitio en el mundo conectando con perfiles que están en sintonía.

¿CUÁL ES TU MAYOR FRUSTRACIÓN A LA HORA DE DEFINIR Y EXPRESAR TU MARCA? ¿QUÉ ES LO QUE TE ESTÁ FUNCIONANDO? ¡DEJA UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN, ME ENCANTARÍA OÍR DE TÍ!

 ¿Te ha gustado este post? Puede que te guste este otro: