La sorprendente verdad acerca de nuestras marcas

La Sorprendente Verdad De Nuestras Marcas AsistUp

La sorprendente verdad acerca de nuestras marcas

Hace tiempo ayudé a un coach de vida en su búsqueda de los mejores valores para mostrarlos al exterior, y durante una de nuestras sesiones de branding me explicó que su propósito es acompañar a sus clientes en su búsqueda de la verdad para que encuentren la libertad. 

Sus palabras me impactaron porque eso es exactamente lo que pienso acerca de lo que el “proceso del branding” conlleva.

Por eso me gustaría compartir contigo la verdad sobre nuestras marcas (tanto personales como de negocio) y lo que conlleva una estrategia de marca para que ésta sea auténtica y magnética… según yo.

Ahí va:

 Verdad: todas las marcas son una extensión del sistema de creencias y de la personalidad de sus fundadores.

La razón de existir de toda marca (personal, de negocio) tiene su origen en la historia y las motivaciones psicológicas de la fundadora: de dónde venimos, quiénes somos, en quién nos queremos convertir, qué nos mueve y qué gran sueño queremos alcanzar.

Alinear los visuales y los mensajes de manera que conecte con las necesidades, aspiraciones y motivaciones psicológicas de tu público objetivo (un perfil psicográfico muy concreto) es una parte del proceso de creación de tu marca. Pero no toda.

Tu marca= TÚ + YO.

Una marca es auténtica cuando transmite la esencia de la fundadora. Sus valores, sus fortalezas, lo que defiende, su “carisma único”, su propósito, su propuesta personal de valor…

Una marca es magnética cuando tu audiencia objetivo CONECTA, se identifica contigo, con tu forma de ser y tu forma de entender la vida.

Es decir, que les atrae de manera natural lo que representas. Las vibraciones que emanas.

Encontré una cita bellísima de un fragmento de Joey Palermo que he tomado prestado y adaptado al castellano lo mejor posible. Habla del amor y lo que significa una conexión auténtica:

Anhelo una conexión natural, donde mi alma pueda reconocer una sensación de hogar en otro. Fluye con libertad, es algo simple.

Algunos emprendedores e incluso grandes empresas aspiran a copiar la personalidad de la marca de, por ejemplo, Nike (el intrépido “cool” héroe), Steve Jobs (el líder innovador creativo), Coca-Cola (el amigo siempre optimista), etc.

Está genial tener referentes del que aprender y para inspirarnos (y las mujeres necesitamos tener más).

Sin embargo, hay veces que cuando rascas la superficie nos damos cuenta de que ésa no es su verdadera esencia porque ni ellos mismos se lo creen ni se identifican con sus marcas.

En cambio otros están más preocupados por expresar vulnerabilidades o proyectar una imagen menos perfecta de sí mismos.

El ser humano no puede evitar necesitar sentirse “aceptado” o “admirado”.

El miedo al rechazo conlleva que muchas personas “aparenten”, pretendan, intenten proyectar una imagen que quizás no se corresponde con su realidad interna.

Tienen miedo de expresar signos de “debilidad” o mostrarse demasiado “diferentes” en la expresión de su marca. Todo ello infundado por connotaciones culturales y mucho patriarcado.

El miedo al rechazo y el querer adaptarnos a clientes objetivo para que NOS COMPREN… ¡vaya tela! Así no se puede vivir. Normal que nos entren crisis de identidad.

Pero “mostrarnos” como somos, y exponer facetas de nuestra personalidad, incluyendo VULNERABILIDADES es CLAVE porque:

Atraemos perfiles de personas que están en sintonía con nosotras y por tanto aumentamos nuestro propia autorealización personal. 

Inspiramos mayor credibilidad, confianza y cercanía en un entorno PETADO de ofertas. El consumidor se ha vuelto increíblemente escéptico. Hay que salir, conversar y crear vínculos con tu audiencia. Y la autenticidad se percibe, se nota, se siente.

Nos ayuda a diferenciarnos en mercados altamente competitivos y posicionar nuestras marcas para ayudarnos a conseguir ser relevantes. Es decir, que le importes a alguien más allá de tu oferta barata. 

Y es que TÚ, querida amiga, eres ÚNICA. Con tu historia, con tu forma de ser, de entender la vida, con tus rarezas ; ) ¡Y ese es tu poder!

Pero lo más importante, nos ayuda a sentirnos alineadas con nosotras mismas.

Porque nos libera para convertirnos en lo que amamos. 

Asi que, FREE YOURSELF!