Arquetipo Buscadora

Arquetipo Buscadora


El arquetipo de la buscadora busca la verdad en forma de un sentimiento, un conocimiento, un insight, una experiencia.

Las respuestas que está buscando no están relacionadas con cosas tangibles. La buscadora quiere saber aquello qué no se puede tocar con los cinco sentidos, y este deseo finalmente la lleva más allá de este plano terrenal.

Los hechos físicos concretos o las realidades que satisfacen a científicos e ingenieros aburren a la buscadora.

Un rasgo muy característico de la buscadora (seeker) es vagar continuamente para encontrar algo indefinido.

Mientras que al arquetipo «estudiante» le gusta tener un plan de estudios y un horario de cursos… la buscadora no está segura de cuál es la verdad que está buscando.

Sabe, intuye, que persigue algo, pero pedirle que se comprometa con lo que es algo puede resultar traicionero.

Por lo general, la buscadora está segura de que la búsqueda tiene algo que ver con aprender sobre cómo es la vida, el mundo e incluso el cosmos.

Puede negarse a ser más específica por un miedo a encasillar su búsqueda lo que le puede llevar a ser percibida como «ambigua» o cambiante.

La buscadora tiene por costumbre formular preguntas sin respuesta y no permitir que descansen.

La buscadora siente un impulso interno muy poderoso para continuar su camino de forma independiente.

Las preguntas que hace la buscadora no son necesariamente preguntas que puedan responderse. Preguntas tipo «¿Por qué estamos aquí?», «¿Cómo comenzó la vida?», «¿Qué otra vida hay allá afuera?»

Que no podamos responder a estas preguntas no significa que no valga la pena buscarlas.

Los astrónomos como buscadores usan telescopios tratando de averiguar, «¿Qué vida hay ahí fuera?» Piensa en cuántos astrónomos han muerto sin haber llegado a la respuesta.

Eso no significa que su búsqueda sea una pérdida de tiempo. Ganaron mucho en el camino: maravilla, inmersión, descubrimiento, felicidad, anticipación y más.



El viaje de la buscadora


La buscadora a menudo comienza su viaje esperando encontrar la verdad en alguna ubicación física.

Viaja con la esperanza de que la verdad se encuentre debajo de una roca, en el corazón de una ciudad, arrastrada por el romance, inclinándose a los pies de un gurú, siguiendo el camino hacia un lugar sagrado, contemplando una maravilla del mundo o tendida en un campo de girasoles.

La maduración de aquellas mujeres con el arquetipo la buscadora conlleva a darse cuenta de que la búsqueda no es una búsqueda externa sino interna.

La película de Walt Disney Frozen 2 narra perfectamente el camino de la «seeker» en donde Elsa, tras escuchar una voz se activa y se embarca en una aventura para encontrar la fuente de la verdad acerca de su pasado, de sí misma. Su viaje finaliza cuando encuentra su sitio tanto en su mundo interior como en el exterior. Esta película además cuenta la historia de muchas mujeres independientemente de la cultura que provienen que empiezan su camino de búsqueda de respuestas de su identidad y existencia tras sufrir una crisis.


Arquetipo nómada: wanderer


Una de las variaciones del arquetipo de la buscadora es la «wanderer» (la nómada, vagabunda, errante).

Este arquetipo tiene menos «fuego» en su interior. Su búsqueda es más tranquila. Se siente cómoda en un «viaje sin fin», ya sea hacia afuera o hacia adentro.

La mujer tipo wanderer, se siente más cómoda con la incertidumbre que con la certeza, que es tanto una bendición como una maldición.

No siente inconveniente en abandonar a sus seres queridos y compromisos. Es casi como si no necesitara la conexión y la permanencia. Sino que es practicante del desapego, abrazando el momento presente. Ella fluye libremente.


Luz y sombra de la mujer buscadora


El lado de la sombra de la buscadora es alguien que no sabe cuándo llegó su destino.

Le cuesta abandonar la búsqueda para descubrir todas las posibilidades de lo que «podría llegar a ser».

El sufrimiento también puede ocurrir cuando la buscadora anhela «ser» como todos los demás, deseando poder estar contenta con la vida simple y sintiéndose descontenta con su caza continua e injustificable.

No es un arquetipo destinado a encajar con la multitud, aunque los amigos y la comunidad pueden ser exactamente lo que la buscadora necesita para evitar convertirse en una alma perdida.

En el aspecto de luz del arquetipo buscadora tiene el mismo efecto del aleteo de las alas de las mariposas. Crea una onda, luego una tormenta en la conciencia que ayuda a que otros y otras despierten.

Estar dispuesta a sobresalir de la multitud y sentirse cómoda en su propia piel es un elemento del lado luminoso de la buscadora.

El vínculo con algo más grande que una misma brinda una fe y un coraje increíbles a quienes tienen el arquetipo de la buscadora.

Es su incomodidad por no saber el resultado lo que la lleva a encontrar la conclusión de su búsqueda ayudándola a adquirir una experiencia de vida invaluable en el camino.

Ejemplos de arquetipos buscadoras/es podemos verlas en películas: Come, reza, ama; Siete años en el Tíbet; Close Encounters of the Third Kind.

Para considerar este arquetipo en serio como uno de tus arquetipos primarios dominantes… busca patrones constantes a lo largo de tu vida en donde hayas pasado de una fuente potencial de sabiduría o verdad a otra.


¿Quieres conocer cuáles son tus arquetipos líderes? Programa una sesión de consultoría de arquetipos ¡y averigua!


Branding: descubre cómo trasladar la esencia del Arquetipo Buscadora en tu marca

¿Conectas con este Arquetipo? Las mujeres con el arquetipo buscadora muy activo en su rueda personal, pueden alinearse con los arquetipos de marca exploradora (si sigues en el camino de exploración o deseas guiar clientes en su propia búsqueda) o con el arquetipo de marca sabia que ejerce un rol de acompañamiento, de mentora.

Haz click aquí en los siguientes arquetipos de marca para averiguar cómo trasladar su esencia en la expresión de tu marca y ver ejemplos en Branding

Arquetipo de marca Exploradora
Arquetipo de marca Sabia

No Comments

Post A Comment