Los 4 Arquetipos de Supervivencia-Autoestima Empoderamiento

Los 4 arquetipos de supervivencia


¿Alguna vez te has preguntado cómo aumentar tu autoestima y empoderamiento personal?


¿Y por qué algunas personas navegan por la vida con una fortaleza interior tan admirable?


Según Caroline Myss, e incluso los genetistas (personas especializadas en genética) descubrieron que hombres y mujeres descienden de cuatro fuerzas, cuatro arquetipos, a través de las cuales desarrollamos nuestra autoestima.


Podemos decir que estos 4 arquetipos son como las 4 patas que sostiene una mesa o el tronco del árbol que necesitas hacer consciente, manejar(te), gestionar(te) para poder llegar a desarollar tu máximo potencial, sacar tu poder interno y aumentar tu bienestar personal.

La niña, la víctima, la prostituta y la saboteadora que todxs tenemos representan los problemas, miedos y vulnerabilidades que hacen que negociemos el poder de nuestros espíritus dentro del mundo físico.

Son cuatro arquetipos de supervivencia que te ponen a prueba. Trabajan en equipo y te acompañan a lo largo de toda tu vida. Si profundizas en ellos, te ayudan a entender mejor tus impulsos y comportamientos.

Mientras carezcas de autoestima en cualquiera de estas áreas, negociarás tu mayor potencial a favor de la supervivencia física. 


LOS 4 ARQUETIPOS DE SUPERVIVENCIA Y GUARDIANES


Los arquetipos de supervivencia representan los diferentes problemas, miedos y vulnerabilidades que necesitas aprender a enfrentar y superar como parte de tu contrato sagrado –
los acuerdos que estableces antes de nacer y en los que te comprometes a aprender determinadas lecciones.

Además, estos arquetipos te ayudan a hacer consciente y orientar mejor tu energía para llegar a tu máximo potencial.



ARQUETIPO NIÑA: GUARDIANA DE TU INOCENCIA

La personalidad madura del arquetipo niña nutre esa parte de ti que anhela ser alegre e inocente. Anhela las maravillas del mañana independientemente de la edad y de la cultura que provengas.

Cuando tu niña interior está equilibrada la energía que fluye de esta parte de tu personalidad es contagiosa y saca lo mejor de los demás.

Los muchos aspectos este arquetipo incluyen la Niña Herida, Niña Abandonada o Huérfana, la Niña Mágica o Inocente, Natural, la Eterna Niña, Divina o la Niña Dependiente.

Estas energías pueden surgir en respuesta a diversas situaciones en las que te encuentras, sin embargo, la cuestión central de todos los arquetipos Niña deriva de la tensión dinámica entre responsabilidad y dependencia.

Si tienes miedo de mantenerte por tu cuenta, te lo dan “todo hecho”, tu arquetipo Niña te ayudará a tomar conciencia de tu nivel de dependencia para que puedas tomar las acciones necesarias que te ayuden a lograr tu independencia. 

El viaje de la héroe (hacer una elección empoderadora) del arquetipo niña conlleva que tu arquetipo interno “la reina, la gobernante, regia, la soberana” en su esplendor asuma la “responsabilidad” de manera benévola.

Es decir, que tomes las riendas de tu vida. Puedes tener la capacidad de escuchar a los demás y pedir consejos. Pero no te dejas “dictar” y tomas tus propias decisiones.


v


ARQUETIPO PROSTITUTA: GUARDIANA DE TU FE


Si tienes miedo de abrirte camino en el mundo, la Prostituta te llevará a “venderte” a cualquiera que te apoye. Venderás tu mente, tus opiniones, tu creatividad, tus principios, tu ética…  no importa qué forma tome la prostitución.

El camino de la héroe de la prostituta conlleva a aprender el valor de mantener tu integridad.

Por ejemplo, dejar ese trabajo que aunque te paga bien atenta contra tus principios morales, o dejar de seguir una “gran mayoría” con la que no te identificas pero que seguías porque protegía tus intereses.

Es decir, conlleva arriesgarte, decidir vivir TU vida, tomar decisiones acorde a tus valores, seguir tus pasiones, lo que amas  y lo que estás dispuesta a enfocar tu energía. 

Preguntas para establecer contacto con tu prostituta interior:

¿Alguna vez has sentido que vendías tu alma – de alguna manera – a personas u organizaciones en las que realmente no creías?

¿Alguna vez has permanecido en una situación que no iba para nada contigo porque te ofrecía seguridad, protección financiera?

¿Alguna vez te has sentido arrastrada a circunstancias que te obligan a vender tu ética?




ARQUETIPO VÍCTIMA: GUARDIANA DE TU AUTOESTIMA

Todas y todos pasamos por situaciones en las que nos “victimizan”. Y serás víctima (en tus relaciones con la familia, el trabajo, en la amistad, con desconocidos…) hasta que aprendes a enfrentarte a los “bullies” y los «lobos con piel de cordero» del mundo.


La víctima te enseña a protegerte y establecer tus límites.

El camino de la héroe de la víctima pasa por activar tu guerrera interna.

Es fácil reconocer a la víctima. En cuanto te oigas «echar la culpa a los demás» de todo lo que te ocurre. Como por ejemplo decir cosas como… “(otros, el sistema) me hicieron…»

Entonces pasas de decir “me pasó esta desgracia”… a decir “esto es lo que hice”.

Tu arquetipo guerrera interna en su esplendor es uno de tus arquetipos más nobles. La protectora de tus límites. 

Preguntas para establecer contacto con tu víctima interior:

¿Culpas a los demás por las circunstancias de tu vida?

¿Tienes tendencia a auto-compadecerte con relativa frecuencia?

¿Tiendes a sentirte más impotente que poderosa?




ARQUETIPO SABOTEADORA: GUARDIANA DE TUS OPCIONES
 

Te advierte cuando te encuentras en una situación en la que tiendes a «traicionarte a ti misma» o permites que los demás te debiliten.

¿Cuántas veces pones en marcha planes para luego echar por tierra porque tienes miedo?

La saboteadora ve todas las razones por lo que “no funcionará”

El lado oscuro de la Saboteadora se manifiesta como una conducta auto-destructiva («no soy buena para hacer nada», etc.) o como el deseo de debilitar a los demás.

El camino de la héroe de la saboteadora conlleva ir de «creo y pienso según mis creencias» a fortalecer la identidad del alma para eclipsar todos esos miedos hacia el arquetipo “la maga», «la alquimista”. En donde tus percepciones están infundadas en «insights»: “Esto es lo que sé y comprendo”. 

Preguntas para establecer contacto con tu saboteadora interior:

¿Qué miedos tienen más autoridad sobre ti?

¿Qué te ocurre cuando un miedo se apodera de ti?

¿Permites que la gente hable por ti?

¿Eres consciente en el momento que te estás saboteando?

¿Eres capaz de reconocer la saboteadora en los demás?


Ser consciente de cómo estos arquetipos se comportan en tu vida diaria, te ayuda a “gestionarte” mejor, manifestarte plenamente hacia tu empoderamiento personal… y que aumentes tu confianza en ti misma.

Auténticamente tú, en estado de luz, con la expresión de tu marca.

No Comments

Post A Comment